Los desprotegidos

Me veo, ahora, con fuerzas para comentar algo, que no mucho, sobre el triste episodio de acoso escolar ocurrido hace ya unas semanas.

Daban la noticia de un chico que se había suicidado, dejando a sus padres sin su compañía y a un país abatido. Dejó una carta explicando que el suicidio era la única fórmula real para no ir al colegio, para no volver a pasarlo mal. En su creencia de una nueva y mejor vida en algún otro ansiado lugar, decidió acudir cuanto antes y ser él el que esperase a sus padres, y no al revés, como manda la naturaleza.

No es el primero, aunque tengo la esperanza de que sea el último.

Hay quien dice que siempre ha estado este mal. Que todos hemos pasado por esto y no hemos llegado a tanto. Que nos hace fuertes porque la vida es dura. Pero olvidan decir que nunca les gustó. Que lo pasaron mal, y que hubiesen preferido no haberlo padecido. Que hubiesen crecido como persona igual sin sufrir «bulling».

Imagen descargada de pixabay.com, bajo licencia Creative Commons CC0

Imagen descargada de pixabay.com, bajo licencia Creative Commons CC0

Y te preguntas: ¿qué le lleva a un NIÑO -¡que ha sido un niño quien decidió acabar con su vida!- a tomar esta decisión? ¿Las burlas de otros niños, los capones,…? ¿La publicación de fotografías privadas en redes sociales?

Creo que va más allá. Creo que entre otras muchas razones, pero para mí la principal, se sienten desprotegidos. Sí, todos lo justificamos en el miedo, pero uno se enfrenta a ese miedo cuando siente que está lo suficientemente protegido como para que no le pase nada. No creen que los profesores puedan hacer nada. Más al contrario, tienen miedo porque la represalia será peor, y esto nos lleva a la misma conclusión: se sienten desprotegidos.

¿Los padres? ¿Qué van a hacer? ¿Hablar con el colegio? Y ya estamos en la anterior.

Imagen descargada de pixabay.com, bajo licencia Creative Commons CC0

Imagen descargada de pixabay.com, bajo licencia Creative Commons CC0

¿La policía o los jueces qué y cuándo van a hacer porque unos niños se burleny te peguen cuatro capones? Es un niño, ni siquiera tendría que saber cómo funcionan entre niños.

No, no creen que realmente nadie pueda ayudarles. Sólo ellos mismos, y ya han visto que no son tan fuertes como los que les atacan. Se ven inferiores. Se ven más débiles. Se ven sin posibilidades, recursos o solución a su problema. Se ven desprotegidos.

La culpa no se la podemos echar a los profesores. Pueden tener parte, vale, pero pueden llegar hasta donde pueden.

Las fuerzas de seguridad también están limitados, tanto por normativa como por efectivos.

¿Los juzgados? Antes de tomar una medida que limite los derechos de cualquiera ha de haber una resolución tras pruebas y juicio. Ni hay tanto tiempo, ni hay medios.

¿Y el nuevo teléfono que quieren poner? Está muy bien, pero ese niño no va a ver cómo lo acompañan al colegio para defenderle de ataques y burlas. Y asimilar las directrices de un psicólogo -muy necesario siempre- no es cosa de una hora al teléfono.

No va a ser -por lo que parece- como el 016, que de inmediato se da parte a las fuerzas de seguridad, apartan a tu agresor de tu vida, ponen a tu disposición psicólogos, casa de acogida, abogados, policías, médicos, juzgados…

¿Y los padres? Posiblemente seamos los que más culpa tengamos, pero también llegamos hasta donde podemos. Deberíamos intentar enseñar a nuestros hijos a ser fuertes, a no tener miedo. A que es peor que te vean matando o pegando a que te vean en ropa interior o desnudo: lo uno es hacer daño, lo otro es natural. Pero ni podemos ni nos dejan estar en el colegio con ellos para protegerlos. Delegamos la seguridad de nuestros vástagos en profesionales e instituciones preparadas.

Pero ninguna por separado le confiere protección a ese niño. Y conjuntamente nunca se da, salvo en el duelo.

Igual pasa con el resto de problemáticas. El mismo mal, el mismo resultado, diferente motivo. Víctimas de trata de blancas, mafias de la inmigración, prostitución, droga, niños maltratados… Y, como no, la el maltrato a la mujer.

Imagen descargada de pixabay.com, bajo licencia Creative Commons CC0

Imagen descargada de pixabay.com, bajo licencia Creative Commons CC0

¿Por qué no denuncian las explotadas sexualmente? Por miedo, sí, pero miedo insuperable porque piensan que el sistema que les ofrecemos no les da seguridad. Que sus malhechores son más rápidos, más inteligentes, fuertes y efectivos. Se sienten desprotegidas.

Otra mujer ha sido asesinada por su marido. Otra vez no ha habido denuncia previa. ¿Qué ha pasado? Lo mismo. Esa mujer (como en la mayoría de los casos) seguro que ha sufrido maltrato durante años, físico o psicológico, sea visible o no.

¿Y por qué no denuncia? Porque no se siente protegida.

Sabe que podrían detener a su agresor durante dos días. Que habría juicio. Que le impondrían al agresor una medida de alejamiento. Pero que no va a haber un policía con ella todos los días que evite que venga el «ex», mucho más cabreado porque le ha denunciado, y la mate. Y la pulsera no se pone. Y si se pone no impide que la pille en un momento determinado y acabe con ella.

Y al final el resultado es el que la víctima quería evitar no denunciando.

No, no es que no haya denuncia por falta de maltrato. No es que no tengan miedo. Es que no sienten que vayan a estar protegidas.

Todos estos casos tienen algo en común: no creen que el sistema que hay les ofrezca protección, seguridad. Y ello les lleva a pensar que, por el contrario, las consecuencias van a ser mucho peor.

Hay que cambiarlo todo.

Tenemos que empezar por reconocer nuestros defectos para no transmitirlos a nuestros descendientes. Educarlos en valores. Cambiar la mentalidad: que pasen tu foto en ropa interior o desnudo no es motivo de suicidio o vergüenza para tí, sino para el que lo hace que no demuestra más que falta de inteligencia. Hacerles ver que pueden confiar en nosotros, que podemos darle solución. Que no deben permitir que nadie les diga lo que tienen o pueden hacer, ponerse, hablar,… Que hay mucha gente que le va a ayudar y que no van a sufrir más. A confiar en los psicólogos, pedagogos, médicos…

Para ello, evidentemente, lo primero es mostrarles ese despliegue de medios efectivos que el sistema pone a su disposición. Mejorar los deficientes. Tiene que verse por todos los medios: televisión, radio, cine, series, en el colegio y en casa. Unos tienen que ver que están protegidos, los otros que serán castigados.

Las instituciones tienen enseñar lo que pueden hacer. Demostrar que nos pueden proteger. Dar soluciones reales y efectivas al problema, al miedo, a la víctima. Probar que podemos confiar en ellos.

Es un trabajo de todos que reconocemos y nos apresuramos a buscar rápida solución cuando salen en las noticias, pero que olvidamos con la misma ligereza hasta el siguiente vuelco de corazón.

Hay soluciones. Hay esperanza. Hay protección. Pero hay que empezar por pedir ayuda. Tenemos que enseñar. Tenemos que aprender.

Anuncios

2 Respuestas a “Los desprotegidos

  1. Como escribió el autor en un artículo previo…:Bueno, si, totalmente de acuerdo pero…¡con matices!

  2. Sí, es cierto. Como todo y siempre, con matices. Puede ser que el problema sea, realmente, un profesor, un mal padre, un policía corrupto… Pero en realidad, en general, si nos sentimos protegidos nos enfrentamos a nuestros «cocos», nos atrevemos a mirar bajo la cama, dentro de los armarios y dormir de noche en una tienda de campaña con el aullido de un lobo de fondo.
    La cuestión es que en realidad no vemos que nos vayan a proteger si nos enfrentamos a ese mal. Puede que no porque no exista una verdadera protección, y sea sólo que no nos lo han sabido demostrar, pero eso es lo que te queda al final.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s