MxM = Multa por Mierda

Hemos tenido que llegar a este punto. No tenemos conciencia de ciudadanos, de qué es lo público y los derechos que también tienen los demás. No es que no estuviese ya regulado, es que no le hacíamos caso. Han tenido que hacer propaganda y ponerse serios los Ayuntamientos. Algunos como el de Murcia han hecho la campaña «no seas marrano» para advertir de las multas que hay y que se van a poner. Hasta 6.000 eurazos por dejar las bolsas fuera del contenedor, 600 por pintar las paredes, dañar una farola o pegar carteles «a lo ole tu pija»; y 300 por no recoger las cacas de tu guau.

Y se están poniendo serios. Claro, entre que a ninguno nos gusta pasear entre mierda y que los ayuntamientos están caninos, pues a multar que además son votos. Y ESTOY DE ACUERDO.

Yo tengo un chucho, y desde siempre he recogido sus deposiciones. Personalmente me fastidia sentir que he resbalado cuando ando por la acera y darme cuenta que no hay charcos. Ese desequilibrio efímero que te anuncia que acabas de pisar una mierda y que te obliga a improvisar cualquier método para quitarte semejante excremento de la suela. Una caca de la que emana un hedor que se instala en tu olfato incluso aunque te hayas quitado el zapato. No hagas lo que no quieras que te hagan. Pues eso, que yo las recojo.

Pero claro, hay que matizar. No entiendo que no recojan la suciedad que sueltan sus «cuquis», pero sí la aversión que tienen determinados dueños a recogerlas. No se puede entender hasta que no te toca hacerlo todos los días, al menos un par de veces.

Icono hecho por Freepik from www.flaticon.com

Icono hecho por Freepik desde www.flaticon.com

Para empezar, cuando el animal dice «aquí» encorvando el lomo y frenando en seco, te encuentras sorprendido. A menos que vivas en una ciudad -y dentro de un barrio- concienciada, no hay habilitado un sitio especial para que tu cachorro tenga un rato de intimidad. Si hay uno suele ser un pequeño círculo de arena ya ocupado por varios perros, todos ellos capaces de comerse al tuyo de un sólo bocado. ¡Y eso contando con que tu perro entienda, primero, que tiene que llegar hasta el «w.c.» que le han preparado; y segundo, que ese rodal lleno de compadres que te miran para acabar contigo es donde tienes que relajarte y soltarlo! Los canes no entienden el cristiano, y los tirones de correa tienen un límite para el perro, y si insistes tendrás a alguien dispuesto a denunciarte por maltrato animal.

Te das cuenta de la falta de dichos espacios porque la calle está plagada de miguitas, y no son de Pulgarcito. Con lo cual esperas que tu chucho, aunque lo vas a recoger sin dejar rastro, lo haga en un lugar lo menos concurrido posible. Pero nunca es así. Y entonces llega el momento más desagradable.

Tienes que esperar a que ese cuatro patas termine y, con maña y cariño, tienes que echar a un lado al guau, tenerlo bien sujeto -él ha terminado y quiere largarse cuanto antes-, para rebuscar en tu chaqueta y coger una bolsita.

Variedad de colores de bolsitas de excrementos, aunque no de grosor

Variedad de colores de bolsitas de excrementos, aunque no de grosor

¡Ah, amigo! esas bolsitas del demonio. Cogerías de buen grado una de cualquier supermercado, pero como te las cobran todas, te ocupan un bolsillo entero abultándolo demasiado y muchas están rotas, te decidiste por comprar un rollito de bolsas al efecto en el chino. Desenrollas poco a poco, mientras intentas aguantar a tu perro, para encontrar dónde pijo está la línea por donde romper.

Una vez lo has hecho, te diriges a tu cometido, aguantando la respiración, con la bolsa cubriéndote toda la mano. Empiezas a ser un cívico viandante. Cuando sientes la primera te acuerdas de la familia del que diseñó y fabricó las benditas bolsitas. ¿No podrían gastar un poco más en el grosor de esas bolsas? Te das cuenta de todo, se siente todo. Son tan finas que doblan el grosor de un bisturí de cirugía plástica, no hay espacio entre protones y electrones. Algunas marcas de preservativos intentan copiar su fórmula para asegurar un efecto real.

Recoges sintiendo todo. Asqueroso. Calor, forma… Puedes hacer un análisis directo. Y ahora te queda lo peor: dar la vuelta a la bolsa para poder cerrarla y tirarla. Y eso sin mancharte ni vomitar.

¡No lo has hecho ni con tus hijas! Los pañales dejan el suficiente espacio como para que te sea totalmente ajeno el acto. ¡Y aún hay defensores de los animales que se quejan de las mierdas de los niños!

No me extraña que quieran estar con nosotros. ¿Se imaginan a alguien que, por su propia voluntad, te diese de comer, trabajase por tí, jugase contigo en casa, te mimase y de dejase hacer lo que te diese la gana, se fuese de paseo contigo al menos dos veces todos los días y que, si te cagas en medio de la calle, te recogiese tus mierdas? Desde luego iba a ser tu mejor amigo.

Y eso es amor. Amor real del dueño al perro, por mucho que proteste. Siempre te han gustado los chucho grandes, de raza: pastor alemán, samoyedos, bóxer… Pero te decides por tu perro patá porque siendo pequeñín estaba abandonado y te hacía carantoñas. Y tu parienta te dejó porque ensuciaba poco. Y va creciendo y se le va saliendo la mandíbula inferior, saliendo los ojos hasta el punto de tener más bola fuera que dentro. Llega a parecerse a Darth Vader. Respirando haciendo ruiditos de cerdito y ladrando a todo lo que se mueve (por la espalda, claro). Y aún así le recoges sus cacas. Eso es amor.

Y ahora miras a los demás, a sus pastores alemanes, samoyedos, boxer… y sólo te viene una cosa a la cabeza: macho, eres un loco o rico. Te vas a dejar los cuartos en bolsas de Mercadona o en multas. Y te alegras de no haberte decidido por uno de ellos, porque si te da asco cuatro caquitas, no quieras saber esas que son de caballo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s