Ser político no es eximente

Hoy he visto en las noticias cómo distintos políticos partidarios de la secesión de Cataluña se rasgaban las vestiduras por la imputación del señor Mas, que deberá comparecer en calidad de querellado por aquello que sucedió el pasado 9 de noviembre de 2014, y que nadie sabe ponerle un nombre o descripción que conforme a todos.

Dicen que es un atropello, que es un juicio político y que se le imputa por hacer algo que no es delito.

Sólo decirles una cosa: ser político no es una eximente reconocida en nuestro Código Penal.

No va sólo por el señor Mas, sino por todos, de donde sea y del color que tengan en su chapa.

En el presente caso ni es una sentencia -como han confundido algunos-, ni es una estupidez del sistema político español. Es más simple: la actuación de la justicia penal ante la posible comisión de un delito. El señor Mas no es ni más ni mejor que cualquiera de nosotros. Desobediencia grave, malversación… Son varios los posibles delitos cometidos y de mucho calado. ¿Por qué no tendría que responder?

No tenía autorización para realizar tal consulta pero, lejos de tal, en ningún caso debería haber usado los medios públicos para algo para lo que no está permitido.  Y si su conducta no es delictiva, que no se preocupe. Como hemos dicho, no ha habido sentencia todavía. Pero entendemos que el hecho de que te impute un delito y tenga que comparecer como querellado, asusta.

No se le llama, por tanto, a declarar como querellado porque sea el President de la Generalitat que ha querido gobernar una nueva República arengando a sus vecinos, sino porque ha podido realizar actuaciones contrarias a la Ley. Le guste o no, tiene que responder y justificarse ante los Tribunales, como cualquier hijo de vecino.

No es que la Justicia se haya metido en política, es que estos políticos se están metiendo en la Justicia, que no sólo no es lo mismo, sino que hay que tener mucho rostro para, haciéndolo, pretender que creamos que ellos son los afectados. Eso no es ser buen político, sino un manipulador.

Le entiendo señor Mas, y más aún cuando creo que realmente es usted culpable de dichos delitos. Ahora, eso sí, creo que le han hecho un favor -supongo que motivado por si tenían que negociar con usted si salían más votos a favor de su propuesta soberanista- que a ningún otro ciudadano se le concede.

No se queje, es un beneficio que ha recibido. Está usted muy mimado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s