Los “remedios caseros” de Ana Mato

Recientemente se han podido escuchar unas declaraciones de nuestra Ministra Ana Mato en las que habla de la futura eliminación de «medicamentos para patologías sin importancia» que no será recetados por los facultativos de nuestro sistema de salud.

Sobre dichas afirmaciones, esta administrada, la que suscribe, se planteó si podía ser o no una medida interesante o si quiera adecuada. Si me pongo a hacer memoria no hace mucho que vi un eslogan sobre unas pastillas llamadas para «el dolor ajeno» y esto me ha venido a la memoria ya que me da a mi la impresión de que la señora ministra no ha visto ese eslogan, ya que de haber sido así tendría que tener una mínima empatía para entender que lo mismo le duele la cabeza a un ejecutivo, jugador de futbol de primera división, que a un albañil en paro y a su familia.

Dicho esto me gustaría seguir avanzando en qué tipo de medicamentos o qué lista de medicamentos están dentro y cuales están fuera, ya que hasta el momento nadie se ha pronunciado al respecto, para poder valorar el impacto real en las familias españolas, pero en las familias de verdad españolas, no en la familia de nuestros políticos a los que seguro no le va a faltar Apiretal para los dolores de cabeza de sus hijos. Pero ya que ellos consideran oportuno volver al remedio casero, me pregunto yo ¿cuantas friegas con un paño de algodón pringao en alcanfor le van a dar a sus hijos? Pues me parece a mi que pocas, o ¿cuantas infusiones de tomillo y manzanilla para que le baje la fiebre? O ¿cuantos zumos de zanahoria? Pues ninguno, seamos francos, no nos creemos que la crisis sea por recetar fármacos evitando los remedios caseros. Si a uno le duele un pie, quiere su analgésico, si tiene fiebre quiere su antitérmico y si tiene una infección que se la traten para no estar malo, lo normal. Pero les parece más adecuado mantener un absurdo volumen de gastos que sigue sin excluir las duplicidades en las administraciones públicas, las quince pagas de algunos funcionarios, o dieciséis en otros, los coches oficiales, las dietas por desplazamientos absurdos, la eliminación de recepciones entre políticos … todos esos gastos superfluos que estamos cansados de escuchar cada día, por favor basta ya de ideas peregrinas, actúen con responsabilidad y respeto hacia los ciudadanos que existimos y nos lo merecemos.

Por eso es por lo que yo le diría que como buenos cristianos que son «no desees para el prójimo lo que no quieras sufrir tu», a ver si toman nota y observan a qué población tienen que atender y que se dejen los remedios caseros para quien quiera y se atienda de verdad a las necesidades reales y se actúe sobre donde es preciso y sobre estupideces de máscaras.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s