Increíble, sin más

Ya no es que pensemos que tal o cual persona, llámese mengano o zotano, no tienen vergüenza. Que tienen “mucho morro”. Que se han aprovechado de su cargo, situación o relaciones para alcanzar un puesto.

Ya no es que ese personaje concreto, o conjuntamente con sus amigos, hayan asumido como propios unos caudales que son de otros, llamados públicos. Tampoco que los mismos asuman unas potestades que no tienen o que consideren que pueden hacer o deshacer sin explicar o justificar.

Lo que a día de hoy hace que sólo puedas balbucear un “No…” sin poder terminar la frase, aún en tu cabeza, porque no eres capaz de decidir si continuar con “…puede ser” o con “…me lo creo” o “…hay nadie decente”, “…hay salida”… es que cada día salen más escándalos. Escándalos que abarcan todas las esferas y alturas.

Ya no es una investigación o una condena sobre un determinado concejal de un ayuntamiento, o de un promotor amigo de un alcalde (o del mismo alcalde), de un ministro, etc. De un tiempo a esta parte, son corporaciones locales enteras, presidentes de comunidades autónomas, personas íntimamente relacionadas con la monarquía,… Ya en todos los Poderes constitucionales (Legislativo, Ejecutivo y Judicial).

Hemos pasado de exclamar un “¡Qué sinvergüenza!”, a la resignación de “otro más”. Ya ni siquiera esperamos ver qué pasa con un asunto, damos por asumido que tarde o temprano saltará el escándalo con todos y cada uno de los que ocupan los puestos de los que dependemos el resto.

Hace unos días se archivó el asunto aperturado frente al presidente del CGPJ, puesto que, según se ha publicado, se justifica su actuación en que la normativa interna permite al mismo no tener obligación de justificar su actuación (pasar unos días de “curso” en Marbella). No decimos que no esté bien archivado. Lo que sienta mal es que al ciudadano, a pesar de tener razón porque también lo dice la normativa, tiene que llegar hasta el final (juzgado o incluso recurrir la resolución de este) para “quitar” una multa por estacionar en zona azul -por poner el ejemplo más común y de menor trascendencia.

Tampoco se va a investigar al presidente del BE, el cual supuestamente ha cometido ciertas irregularidades. Se va voluntariamente. Según parece, se dice, se cuenta por todos los medios, ha cometido muchos errores que han provocado reacciones adversas para nuestra economía, como dar por bueno a todos nuestros bancos a pesar de haber pruebas y números que, también supuestamente, dicen lo contrario sin lugar a dudas. ¿Se imaginan cometer en su trabajo semejante error? No se van voluntariamente, les echan y les reclaman a ustedes. Y si afecta a determinadas familias, seguro que habría investigación penal.

Y así podríamos seguir. A partir de un determinado cargo hacia arriba no nos sorprendemos cuando aparece un nuevo imputado. Lo peor no es ya la imagen que dan de España, a la altura de determinados países en los que los niños te rodean por la calle y te quitan el dinero, o de los que la policía te quita multas si les pones un pequeño billete entre la documentación que te solicita… Lo malo es que realmente te afecta o te ha afectado personal y directamente.

Otro aspecto relacionado es la lentitud que acusamos en la justicia. Puede que sin tanto caso de malversación y demás los juzgados irían más relajados. Son tantos, y los que quedan…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s