De las elecciones (II)

 cómo se eligen los escaños en España.

Continuando con el anterior post relativo a las elecciones («De las elecciones (I)»), aprovechamos la coyuntura de las elecciones locales y autonómicas para hablar del sistema de elección a nivel nacional.

Cada vez que un partido político pierde las elecciones (siempre tras las «generales») dice lo mismo: «hay que cambiar la ley electoral, porque no se puede permitir que teniendo más votos tengamos menos escaños». Esto lo han dicho los dos partidos mayoritarios, aunque sólo cuando pierden, claro. Pero nunca lo han llevado a cabo cuando han estado en el poder, ni aun cuando han tenido el apoyo suficiente.

El por qué puede ser muy diverso. Se puede justificar de cualquier manera: desde que no se ponen de acuerdo hasta que realmente no quieren hacerlo. ¿Pero no habían dicho que había que cambiarla? Pues sí, pero a lo mejor no conviene tanto como dicen, sobre todo si han ganado las elecciones o se ven ganadores en las próximas. Para entenderlo mejor, primero veremos cómo funciona el sistema electoral en España y después opinaremos sobre la oportunidad de su cambio o no.

Nos centraremos en la elección del Congreso para la explicación, por razones obvias.

Establece nuestra querida ley (LO 5/1985, de 19 de junio, con sus modificaciones, incluida las últimas de enero de 2011- LOREG) una fórmula basada en el famoso sistema D’hondt. Se supone un sistema más justo que los demás, pues pretende ser el que realmente designe a lo más representativo. A nuestro entender se queda en el «supone» y el «pretende».

A la hora de determinar los elegidos (Capítulo III. Artículos 161 y siguientes), se siguen determinados pasos. En primer lugar se hace una división del territorio en circunscripciones electorales, que se corresponden con las provincias más Ceuta y Melilla. Esto es importante, pues los Diputados saldrán de estas circunscripciones. Cada provincia tiene asignado un número de Diputados que irán a las Cortes. El número lo marca la población: cuanta más población más resultarán elegibles. La población la determina los datos oficiales, basados en el censo. Este número de Diputados elegibles por circunscripción es el segundo paso.

El tercer paso es el de determinar qué partidos serán los que se tengan en cuenta para llevar a las Cortes a sus elegibles. Se pone nota de corte: el que no consiga un tres por ciento de los votos válidos (incluido el voto en blanco, art. 96.5) en la circunscripción no entrará a formar parte de los que pujarán por escaños.

Ya, por último, se cuentan los votos y se procede a la determinación de los escaños:

Los votos totales de cada partido (los que no estén fuera por no llegar al 3%) en cada circunscripción se dividirán, sucesivamente, por el número de escaños asignados, hasta completar el número de escaños. Es decir, si hay cuatro escaños para tu provincia, se harían cuatro divisiones de los votos totales de cada partido: Total entre 1, Total entre 2, Total entre 3 y Total entre 4. Los números resultantes mayores de los partidos (los cocientes resultantes) serán los que determinen cuántos escaños lleva cada partido.

El ejemplo que incluye la ley es bastante claro. A continuación lo ponemos mediante el conocido sistema «cortapega»:

Total de votos 480.000. Corte (3%) 14.400. Escaños elegibles 8. Partidos A, B, C, D, E y F.

A (168.000 votos) B (104.000) C (72.000) D (64.000) E (40.000) F (32.000)

A tendría 4 escaños, B 2 escaños, y C y D 1 escaño cada uno, por aplicación de lo anterior, pues se cogerían los 8 valores mayores:

división 1 2 3 4 5 6 7 8
A 168.000 84.000 56.000 42.000 33.600 28.000 24.000 21.000
B 104.000 52.000 34.666 26.000 20.800 17.333 14.857 13.000
C 72.000 36.000 24.000 18.000 14.400 12.000 10.285 9.000
D 64.000 32.000 21.333 16.000 12.800 10.666 9.142 8.000
E 40.000 20.000 13.333 10.000 8.000 6.666 5.714 5.000
F 32.000 16.000 10.666 8.000 6.400 5.333 4.571 4.000

En el caso de Ceuta y Melilla, al designar sólo a un escaño cada una, será simplemente el que más votos tenga.

Una vez tenemos el total de escaños por partido en todas las circunscripciones, su suma será la que forme el Congreso.

Anuncios

3 Respuestas a “De las elecciones (II)

  1. Pingback: De las elecciones (III) « EL BLOG DE OPINIONES DE BUFETEBYSA.COM

  2. Pingback: Elecciones 2011, ¿lo conseguimos? | EL BLOG DE OPINIONES DE BUFETEBYSA.COM

  3. Pingback: Voto en blanco, nulo, abstención… ¿qué son? | EL BLOG DE OPINIONES DE BUFETEBYSA.COM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s